fechas para reivindicar

fechas para reivindicar

Estamos justo entre medio del día de la mujer (trabajadora) y el día del padre.

Y más adelante, viene el día de la madre. Y como padre y hombre, trabajador y emprendedor que reflexiona, me surgen varias dudas:

  • ¿Las madres no son mujeres trabajadoras?

Aunque no tengan un trabajo remunerado, ser madre es un trabajo a tiempo completo. Empieza en el embarazo, y no baja de intensidad hasta que los hijos son ¡muy muy mayores!

  • ¿Los hombres trabajadores no merecemos un día?

Sé que puede sonar polémico, y no es mi idea. Yo me doy por satisfecho con el día del padre, pues ese es para mí el mayor de los reconocimientos y mi mayor orgullo y satisfacción, que decía Juanca.

  • Detrás de el día del padre y el día de la madre, ¿no hay en realidad las parejas, los profesores, los abuelos…?

 

Al menos cuando los hijos son pequeños, cualquier iniciativa siempre viene acompañada y promovida por algún adulto. El año pasado, mi hijo de 4 meses me regaló una camiseta con sus pies pintados… si, mi hijo es el mejor y el más listo, pero sospecho que tuvo ayuda.

 

  • ¿Hay que acordarse de las mujeres trabajadoras, de los padres y de las madres sólo un día?

Rotundamente NO. Alto y claro. pero estas fechas para reivindicar son la oportunidad para abrir el debate

Cada día debería ser y es el día de la mujer, por lo menos hasta que la brecha salarial, de ocupación y de conciliación siga existiendo. Hay mucho camino recorrido, pero queda mucho camino por recorrer. Por suerte hay muchas iniciativas que siguen luchando por la igualdad.

Cada día debería ser el día del padre, porque cada día debes darles a tus hijos toda la atención, cariño y acompañamiento que puedas, y agradecerle a tu padre que te diera todo el que pudo. Porque ser padre hoy en día no se ciñe a un día al año. Hay que estar ahí, ser corresponsable, ser responsable. Ser partícipe de la educación y crianza de tus hijos, decir y decidir.

Y cada día debería ser el día de la madre. Porque las madres siempre están ahí, atentas a lo que necesitamos, ayudándonos, acompañándonos, dándonos raíces para tener los pies en el suelo y alas para volar. Porque ser madre no es fácil, sueles tener que renunciar a otras parcelas de tu vida (aunque lo hagas encantada) y por ello, cada día debe ser su día.

 

Post escrito por Pau Almuní CEO de Canguroencasa y colaborador del blog

Related Posts with Thumbnails
Authored by: canguroencasa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *