TUS DERECHOS BÁSICOS COMO TRABAJADOR: LA JORNADA REDUCIDA.

TUS DERECHOS BÁSICOS COMO TRABAJADOR: LA JORNADA REDUCIDA.

Todos los trabajadores tienen una serie de derechos básicos que vienen recogidos en el Estatuto de los Trabajadores, como son la libre elección de profesión u oficio, la negociación colectiva, la adopción de medidas de conflicto colectivo, el derecho de huelga o reunión y la información, consulta y participación en la empresa.

Además de esos derechos básicos, en el propio Estatuto se recogen otros derechos de los trabajadores en la relación de trabajo, como son el derecho a la promoción y formación, a la no discriminación, al respeto a la intimidad, a la percepción de la remuneración pactada, etcétera.

Recientemente ha sido el día de la mujer trabajadora y se han puesto sobre la mesa de forma especial los derechos relacionados con la conciliación de la vida personal, familiar y laboral como son la jornada continuada, el horario flexible y la jornada reducida.

Son muchas las dudas que surgen alrededor de este tema, como por ejemplo si podemos exigir a la empresa en la que trabajamos un horario flexible o una jornada reducida para conciliar mejor la vida familiar y laboral.

 

La jornada reducida

Podremos hacerlo si tenemos a nuestro cuidado directo algún menor de doce años o una persona con discapacidad física, psíquica o sensorial que no esté realizando una actividad retribuida. En ese caso, sí podremos solicitar una reducción de nuestra jornada de trabajo diaria, con una disminución proporcional de salario, que deberá ser al menos de un octavo de la jornada y como máximo, la reducción será de la mitad de nuestra jornada. Si reducimos nuestra jornada podremos elegir o concretar el horario que nos interesa, siempre y cuando sea compatible con las necesidades de la empresa o de otras personas que también trabajen en la empresa y se encuentren en una situación similar.

Por otro lado, debemos conocer también que las cotizaciones a la Seguridad Social se entenderán como efectuadas a jornada completa, por lo que, por ejemplo, si más adelante vamos a tener una prestación por desempleo, el periodo en el que se mantuvo la jornada reducida será considerado a tiempo completo.

Lo mismo ocurre si nos despiden, ya que, en ese caso, el salario sobre el que se calculará nuestra indemnización será el salario a tiempo completo. Otro de los beneficios que lleva aparejada la jornada reducida es que otorga una especial protección al trabajador en caso de despido. Si nos despiden y tenemos solicitada o concedida una jornada reducida, la empresa deberá demostrar que no nos ha despedido por haberla solicitado o estar disfrutándola. Es decir, que el despido fuera procedente. Si no lo hiciera, el despido sería nulo y debería reintegrarnos a nuestro puesto de trabajo. Esto no se aplica a empresas que por dificultades económicas se ven obligadas a una reducción de puestos de trabajo, ya que en esos casos, una vez demostrada la necesidad, también se puede despedir a trabajadores con jornada reducida.

Para saber más sobre los derechos que te pertenecen como trabajador te recomendamos a nuestro partner Legálitas. 

 

 

           

Sara García, abogada de Legálitas

Related Posts with Thumbnails
Authored by: canguroencasa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *