Los derechos de los niños

Los derechos de los niños

Los niños son vulnerables y no pueden protegerse a sí mismos. Por tanto, deben ser objeto de una atención especial y una protección específica. En consecuencia, los Derechos del Niño son derechos humanos específicamente adaptados, tomando en cuenta la fragilidad y las necesidades propias de los niños.

 

Esta es la premisa sobre la que se han adoptado una serie de acuerdos internacionales que proclaman la protección del niño y sus derechos, elaborando conjuntos de normas que les protejan. Los países se comprometen a aplicar esas normas, mediante la ratificación o adhesión a convenciones.

 

El primer texto legalmente vinculante para los países que lo han ratificado es la Convención de los Derechos del Niño de 1989, que garantiza y protege los derechos de los niños. A partir de su promulgación, 193 países han ido adecuando su legislación interna a estos principios, consagrando medidas especiales para su protección, a nivel legislativo e incluso derechos constitucionales.

 

Entre los Derechos del niño destacan los cuatro principios fundamentales:

 

  • La no discriminación: todos los niños tienen los mismos derechos.
  • El interés superior del niño: cualquier decisión, ley, o política que pueda afectar a la infancia tiene que tener en cuenta qué es lo mejor para el niño.
  • El derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo: todos los niños y niñas tienen derecho a vivir y a tener un desarrollo adecuado.
  • La participación: los menores de edad tienen derecho a ser consultados sobre las situaciones que les afecten y a que sus opiniones sean tenidas en cuenta.

 

Merece la pena especial mención la Declaración de Ginebra sobre los Derechos del Niño de 1924, que ha sido ampliamente difundida como decálogo incluso en centros educativos:

 

  1. El derecho a la igualdad, sin distinción de raza, religión, idioma, nacionalidad, sexo, opinión política…
  2. El derecho a tener una protección especial para el desarrollo físico, mental y social.
  3. El derecho a un nombre y a una nacionalidad desde su nacimiento.
  4. El derecho a una alimentación, vivienda y atención médicos adecuados.
  5. El derecho a una educación y a un tratamiento especial para aquellos niños que sufren alguna discapacidad mental o física.
  6. El derecho a la comprensión y al amor de los padres y de la sociedad.
  7. El derecho a actividades recreativas y a una educación gratuita.
  8. El derecho a estar entre los primeros en recibir ayuda en cualquier circunstancia.
  9. El derecho a la protección contra cualquier forma de abandono, crueldad y explotación.
  10. El derecho a ser criado con un espíritu de comprensión, tolerancia, amistad entre los pueblos y hermandad universal.

 

Este decálogo que destaca por su sencillez continúa plenamente vigente a pesar del tiempo transcurrido, ya que la preocupación por los niños es algo universal y su protección nos atañe a todos, empezando por las propias familias.

 

Sara García Carrascosa, abogada de Legálitas

Related Posts with Thumbnails
Authored by: canguroencasa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *