Dormir con el bebé

Dormir con el bebé

Practicar el colecho es una costumbre cada vez más defendida por los pediatras y psicólogos infantiles. ¿Lo habéis probado en casa? Hacedlo a modo de experimento a ver qué pasa. Vais a llevaros la agradable sorpresa de erradicar por fin su «insomnio».

Durante el día, cuando más relajado está tu bebé es cuando le coges en brazos y le acurrucas contra tu pecho. Es lógico: ya no está dentro de ti pero necesita tenerte cerca para sentirse seguro y protegido. El problema llega por la noche: le echas en la cuna y tarda mucho en dormirse, o tiene un sueño intranquilo, o se despierta infinidad de veces.

No, no pienses que no sabe dormir, lo único que le ocurre es que le faltas tú. Túmbate con él, envuélvele con tus brazos, cántale una nana bajita y ¿a que se queda dormido en cuestión de segundos? Acabas de dar con la solución a su «insomnio».

Muchas más ventajas de las que pensabas

«Muchos padres creen que al dormir con su hijito no van a poder pegar ojo y cuando lo prueban descubren que ocurre justo lo contrario: como el pequeño duerme más tranquilo, ellos no tienen que levantarse en mitad de la noche y también descansan mejor. En cuanto a los beneficios para el niño, son casi innumerables», dice la psicopediatra Rosa Jové, autora del libro Dormir sin lágrimas (Ed. La Esfera de los Libros).

1.Reduce el riesgo de muerte súbita. Tal y como demostró el investigador James McKenna, el colecho permite a los padres escuchar a su bebé y si se pone malito, atenderle. Además, la respiración de la madre actúa como recordatorio para que el pequeño continúe respirando si sufre una apnea.

2 «Empuja» al pequeño a pasar de una fase de sueño a otra. «Esto ocurre porque el bebé sincroniza su respiración con la de su madre y así poco a poco va aprendiendo a dormir como un adulto», explica Rosa Jové.

3 Favorece la regulación de su temperatura corporal. Por el día le ayudas vistiéndole según dé muestras de tener frío o calor. Como por la noche no puedes hacer eso, si duermes con él tu calor corporal contribuirá a mantenerle estable.

4 Minimiza la ansiedad nocturna del pequeño. Numerosos antropólogos han demostrado que en las culturas en las que los bebés duermen acompañados, el insomnio infantil es prácticamente inexistente.

5 Facilita la lactancia. Si amamantas a tu hijo y duermes con él, solo tendrás que acercártelo al pecho para que coma. Y si le crías con biberón y te acostumbras a dejar preparado en el cuarto todo lo necesario para hacérselo, también podrás alimentarle sin necesidad de levantarte.

6 Estrecha los lazos padres-bebé. Siempre se ha dicho que los hermanos que duermen juntos tienen una relación muy especial. Pues igual ocurrirá si tu pareja y tú dormís con vuestro bebé: mantendréis más contacto físico y emocional y crearéis un vínculo más íntimo y fuerte entre los tres.

 

¿Desde qué edad y hasta cuándo?

Las Academias Española y Americana de Pediatría insisten en lo importante que es que para la madre y el bebé permanecer juntos la mayor parte del tiempo. Por eso, puedes practicar el colecho con tu pequeño desde sus primeros días de vida. En cuanto al temor de que quiera dormir con vosotros eternamente, olvídalo. Todos los niños sienten un irrefrenable deseo de ser mayores, por lo que llegará el día en el que pida irse a su dormitorio. Según las estadísticas, suele ocurrir cuando el niño tiene entre 3 y 4 años.

 

Ante todo seguridad

Para que no haya ningún tipo de riesgo al practicar el colecho, Rosa Jové advierte: «Si el bebé duerme en una cuna al lado de sus padres, esta debe reunir todas las normas de seguridad de la Comunidad Europea. Y si duerme en la cama con ellos, es imprescindible que el colchón no sea excesivamente blando, para evitar que el pequeño se quede atrapado, y que las sábanas carezcan de cintas y lazos con los que el bebé pueda enredarse. En cuanto a los padres, deben estar sanos, libres de alcohol y drogas y sin problemas de obesidad mórbida. Y ojo, si fuman mucho tampoco deberían dormir con su bebé. En caso de que alguno se ponga enfermo puede seguir durmiendo con el pequeño siempre que lo haga con mascarilla, aunque en este caso tal vez se sienta más cómodo en otra habitación».

 

SerPadres

Related Posts with Thumbnails
Authored by: canguroencasa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *